Qué es la fotografía corporativa y por qué debes darle importancia

Suele denominarse fotografía corporativa al conjunto de instantáneas que forma parte sustancial de ese todo más amplio que es la imagen corporativa de una marca. La imagen corporativa (también llamado branding corporativo) está formada por, además de las fotografías, el resto de elementos gráficos que dotan de coherencia gráfica a una firma y sirven para hacerla reconocible, tales como el logotipo, los colores corporativos, el diseño gráfico de la web, etc.

Cuando nos centramos en la fotografía corporativa de una empresa, sin dejar de atender al resto de elementos gráficos mencionados (ya que la concordancia del conjunto ha de ser una máxima en todo momento), hemos de fijarnos en aspectos tales como el estilo fotográfico, el contenido de las imágenes, las perspectivas, los encuadres, los tipos de planos, la luminosidad, etc. Todas estas facetas deben estar bien definidas y responder a un análisis previo del tipo de mensajes que la empresa desea enviar a sus potenciales clientes.

Dada la preponderancia que la imagen ha adquirido en la sociedad actual, por encima del resto de medios y formatos, es imperativo que la fotografía corporativa de toda empresa sea atendida como es debido: como uno de los factores esenciales que, en última instancia y en muchísimas ocasiones, serán determinantes a la hora de que un usuario termine por elegirnos y convertirse en nuestro suscriptor, cliente e, incluso, prescriptor de nuestros productos o servicios.

Primeros pasos: definir el branding corporativo y dejarse asesorar

En primer lugar, serán los directivos y responsables de marketing de la empresa quienes definirán los aspectos básicos relacionados con el branding corporativo. Solo entonces, con las bases bien asentadas (con un logotipo, unos colores y un diseño bien definidos), se lanzarán a la búsqueda de las fotografías que más encajen con su imagen corporativa.

Para ello y atendiendo a factores como el presupuesto y el tiempo disponibles, bien contactarán a una agencia fotográfica, bien acudirán a un banco de imágenes especializado en fotografía corporativa como el que Camaltec Photo pone a disposición de sus clientes. Tanto en un caso como en otro, el asesoramiento previo por parte de los profesionales cualificados al cargo será el primer paso a seguir, incluso en aquellos casos en los que los responsables de marketing de la firma tengan muy claro qué fotografías buscan.

Decisiones clave en fotografía corporativa

Hay ciertos factores que destacan por encima del resto en cuanto a la ejecución y/o la elección de las fotografías corporativas de una empresa, ya vayan a ser estas destinadas a su colocación en una web (como fondo, como complemento explicativo de los textos, etc.), ya en redes sociales (Facebook, Instagram, etc.) o en formatos físicos (pósters, carteles publicitarios, etc.). Dichos factores vendrán determinados por las decisiones previas tomadas por el equipo de la empresa responsable del proyecto junto con los expertos en fotografía corporativa ajenos a la plantilla, y dependerán tanto del tipo de empresa de la que hablemos como del plan de marketing trazado iniciáticamente.

Por ejemplo, si una empresa quiere optar por el arriesgado (pero más que satisfactorio, en caso de éxito) camino de desmarcarse del resto de competidores de su mercado, deberá decantarse por fotografías impactantes, que sigan una línea estética ‘agresiva’ y poco (o nunca) vista en el sector en el que se inscribe la actividad que realiza. Dentro de esta línea estética general a la que nos referimos y que deberán seguir todas las fotografías corporativas en el futuro, habrán de detallarse aspectos tales como la preponderancia o no de imágenes descriptivas (en las que se vean acciones relacionadas con los servicios (o productos) ofertados por la empresa en su contexto), la aparición o no de personas en las fotografías (y, en caso de que sí vayan a aparecer, si son personal de la empresa o actores), un estilo fotográfico marcado o bien uno más ‘generalista’, etc.

Aunque algunos de estos factores son susceptibles de ser alterados en la última etapa del proceso (es decir, tras la elección de las fotografías y antes de su publicación o lanzamiento), mediante la edición, lo más recomendable es que las decisiones importantes sean tomadas con antelación, ya que aunque los actuales softwares de edición fotográfica operan milagros, no siempre pueden rescatar una fotografía de una mala toma o con un contenido inapropiado.    

Add your comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Call Now ButtonLLAMAR